Lo barato sale caro… ¿Y lo gratis?

compradora compulsivaEl comienzo de las rebajas se convierte en el primer evento masivo del año. Miles de tiendas abren sus puertas el día 7 de enero para ofrecer grandes descuentos en sus prendas. Y es que… ¿A quién no le gustan las gangas? Nada es comparable al sentimiento de satisfacción que se siente cuando se compra unos vaqueros o un jersey espectacular al 70% de descuento (y, además, de tu talla). Por un día, ésta se convierte en la mayor inversión que se ha podido hacer en la vida.  El problema de las rebajas es que acabas llevándote a casa productos que en realidad no necesitas o que, nunca te habías planteado comprar.

Si con las rebajas los consumidores actuamos, a veces, de esta manera tan irracional ante productos rebajados, ¿Qué somos capaces de hacer para conseguir algo gratis? Y… ¿Qué quieren conseguir las empresas que ofrecen estos “regalos”?

Las Bloggers de moda (en ambos sentidos de la palabra) cada dos por tres ofrecen un vestido, o productos de la marca “X” a sorteo… Facebook se ha convertido en la plataforma ideal para realizar promociones de muchas empresas y las prescriptoras ideales parece que son chicas con miles de visitas diarias, adoradas por sus lectores y con un gran poder de persuasión. Estas líderes de opinión, resultan especialmente útiles para algunas empresas a la hora de dar a conocer su marca, producto o servicio en los blogs de las autoras y en sus respectivas redes sociales.

En los últimos años, además, se han multiplicado el número de sitios web y blogs que hablan única y exclusivamente de promociones, sorteos, productos gratis y descuentos de todo tipo. Nos encontramos también con un perfil  concreto de consumidores: los adict@s a lo gratis. Parece que este perfil ha existido siempre, ¿A quién no le gusta conseguir cosas por la cara?

Si damos la vuelta tan sólo una manzana, seguramente nos encontremos con varios establecimientos que ofrecen alguna promoción: productos 2×1 en el súper, muestras gratuitas de perfume, invitación a un cóctel en la inauguración del nuevo bar-restaurante de la ciudad…. Y si nos acercamos al metro a determinadas horas del día, puede que veamos una papelera llena de esos folletos con descuentos que despectivamente llamamos “publicidad”. Todavía se siguen imprimiendo este tipo de mensajes, pero también, el buzoneo ha evolucionado para transformarse en algo más “cool”, y en campañas promocionales en redes sociales. Internet ha conseguido que el acceso a determinadas promociones sea cada vez menos local para estar más globalizado y tener mayor difusión.

La ventaja es que en la actualidad es mucho más fácil que los promo-adictos puedan acceder a esta información. Pero…¿Son estas las personas a las que finalmente se les venderá el producto? ¿Llegará el momento en que se tiren también estos mensajes?

¿Porqué ofrecer un producto o servicio gratuito? Para obtener una respuesta, deberíamos plantear primero cuáles son los objetivos de la campaña. Quizá, si sólo pretendo tener más presencia en la red, darme a conocer y aumentar mi reputación online, con hacer un sorteo en Facebook basta y sobra para conseguir unos cuantos miles de fans. Y ahora es cuando vienen más preguntas ¿Para qué queremos tantos seguidores? ¿Qué es más importante calidad o cantidad?

En el post  El ataque de los Angry Birds, @punkshillo nos hablaba de la adicción que genera el juego Angry Birds. ¿Cuál es la base de su éxito? ¿Qué ha generado continuidad y fidelización en los usuarios? Efectivamente, la calidad del juego y su capacidad de enganchar a cualquiera. Board of innovation ha realizado una presentación con los 10 modelos de negocio que más han despuntado en 2010.  Obviamente, uno de los más destacados ha sido el de las aplicaciones gratuitas para móviles. A continuación, podéis ver cómo funcionan:

Modelo de negocio detrás de las ventas por Apps

apps_2El usuario, en un primer momento prueba gratis la aplicación. Si ésta es buena y consigue encandilar y generar adicción al jugador, acabará por ser comprada. Angry Birds lo ha conseguido y no para de ganar adeptos.
¿Cuál es la fórmula para hacer que ofrecer algo gratis sea un éxito? Parece ser que la calidad. Por eso, juegos exitosos, gratuitos y con la capacidad de enganchar que tiene Angry Birds, Farmville o Cityville hay pocos. Gratis, gratis, no hay nada.Y, como habéis visto, nadie da duros a cuatro pesetas.

Es mejor pagar por las 4 cosas que realmente necesitamos, a esforzarse en acumular gran cantidad de productos gratuitos e inservibles. No olvidemos tampoco que:

“El tiempo es oro”

Para terminar, os dejo con el último spot de las rebajas de El Corte Inglés. Id de rebajas, pero antes, haced una lista de lo que necesitáis, no vaya a ser que os encontréis con un montón de artículos y prendas que sólo ocupan espacio.

Por Rebeca Huerga

Deja un comentario

Post en la categoría Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>