La sonrisa de Ronald McDonald

ronald_mcdonald_jumping1-11¿Quién es este tétrico payaso?

Ronald McDonald, que no es más que la mascota principal de McDonalds, la cadena más grande de comida rápida en el mundo. Fundada en San Bernardino, CA en 1940 y que a la fecha sirve a más de 58 millones de clientes diariamente. Desde 1963, este albardán de cabello rojo fue todo un icono publicitario de este imperio de hamburguesas y por esa época era el segundo personaje, después de Santa Claus, más reconocido en los colegios estadounidenses.

Antes que se lanzara en el 2003 su actual campaña de I’m lovin it, McDonalds buscaba alejarse de dos públicos: los ancianos, que eran fervientes admiradores de su café, y los niños, que ya no lograban conectar con el payaso y Burger King se posicionaba como el nuevo favorito entre ellos. Lo que decidieron entonces fue apostar por los jóvenes, renovando la marca y guardando al pagliaccio en el armario.

Vivir en el centro de una ciudad llena de turistas tiene sus contras, cada dos por tres me paran preguntando por el McDonalds más próximo. No los culpo, en mi último viaje a París me alimenté de McNuggets, McRefrescos y todo con lo que empezara con Mc. A final de cuentas es barato y todos sabemos a qué sabe, no importa el lugar donde esté la franquicia, una McPollo tiene el mismo sabor aquí o en China. Esa presencia y reconocimiento global ha llevado a publicar a The Economist el famoso índice Big Mac, el cual compara el precio de esta hamburguesa en distintos países, estimando el poder adquisitivo de la población para poder comprarla.

En los últimos años, McDonalds ha estado bajo la lupa de muchos grupos que exigen alimentos más nutritivos y con justa razón. Con una tasa tan grande de obesidad infantil en el mundo, suena ilógico querer seguir vendiendo patatas fritas a niños de 4 años. Sí, ellos no son los que compran, lo son sus padres, pero aún los adultos se dicen sentirse indefensos ante las deliciosas Big Macs. No deja de sorprender como cada vez se interponen más demandas, principalmente a esta cadena, por ser los causantes primordiales del exceso de peso en sus consumidores. Lo importante aquí, es que asumamos nuestra responsabilidad de ser personas con capacidad de decisión al hacer nuestras compras, y no culpar de lleno a la publicidad por nuestros gustos por el McFlurry. Ni Ronald McDonald, ni tampoco su “encanto”, nos obliga a que nos zampemos un McMenú grande cada dos por tres.

Sumado a las críticas de distintos sectores, en el 2003, salió a la luz Super Size Me, un interesante documental nominado a los Oscars, en el que un individuo se alimentaba a base de una dieta de productos vendidos en McDonalds. El protagonista nos narraba su reto el cual duraba 30 días y en el que nos llevaba en un viaje, en el que su salud empezaba a decaer por culpa del cambio drástico en su alimentación. Este proyecto fílmico le valió muchas críticas a McDonalds, poniéndolo en el banquillo público de acusados y obligándolo a exponer el valor nutricional de sus productos en cada uno de sus restaurantes de forma clara y sencilla.

En las últimas semanas salieron a la luz dos notas que me han llamado la atención, sobretodo por que pone a descubierto dos tendencias importantes en los actuales consumidores del fast food:

1.- McDonalds subía sus ventas globales un 4,8%. Causado según los expertos por la renovación de sus restaurantes en Europa y por la inclusión, de forma limitada, al menú en EEUU de la McRib (hamburguesa con costillas sin hueso) que abocaba a los consumidores a ir corriendo a su restaurante más cercano porque sólo estaría disponible por poco tiempo. ¿Qué nuevas? A los estadounidenses les sigue gustando la comida basura.

2.- Se prohíbe la venta de los Happy Meals en San Francisco. Puesta en vigor de una ley que exige a todos los restaurantes de comida, que venden menú de niños, incluir fruta y verdura si se ofrece algún juguete de regalo. De igual forma si se promueve este menú por medio de obsequios, se pide que el total de la comida no deberá superar las 600 kcal. Con esto, es evidente como los padres empiezan exigir la participación de las compañías fast food en promover una adecuada educación alimenticia en los niños.

funny-ad-baby-ronald-mcdonaldAunque exista un importante sector fanático de las hamburguesas, los hábitos de consumo están cambiando, y cada vez son más las personas que se quieren nutrir sanamente. Es importante como empresa tener responsabilidad social, adaptarse a las tendencias en el cuidado de la alimentación, y sobretodo pensar por los padres que se preocupan de la alimentación de sus hijos.

Como dato curioso, a la fecha existe un 0,25% de vegetarianos en la población total de Reino Unido. Aunque es un porcentaje pequeño, Ronald McDonald debería aumentar las opciones de ensaladas o platos con vegetales, para los mismos británicos como para al resto del mundo. De antemano, ya le agradecemos que nos abra sus cocinas para ver sus estándares de calidad en la preparación de sus hamburguesas. Por nuestra parte nos toca, a nosotros como consumidores, pedir más opciones saludables en nuestros restaurantes de comida rápida preferidos.

Otros datos curiosos de McDonalds:

  • Cada día esta empresa sirve comida a 1% de la población mundial.
  • Vende 75 hamburguesas por segundo.
  • Ha dado trabajo a 1 de cada 8 trabajadores en los EEUU.
  • La Reina de Inglaterra posee un McDonalds cerca del palacio de Buckingham, como parte de su amplia cartera de bienes raíces.
  • McDonalds tiene pensado en China abrir un restaurant por día dentro de su plan de expansión en Asia.
  • En un año, Estados Unidos consume un billón de libras de ternera en McDonalds – cinco millones y medio de cabezas de ganado.

Por último y robándole un poco la sonrisa a este payaso, los dejo con un vídeo publicado por TED, en el que podemos ver al naked chef Jamie Olivier haciendo una llamada de atención  para que dejemos nuestro estilo de vida sedentario y nos invita a preocuparnos por nuestros hábitos alimenticios.

Por Alejandro Vega

2 Comentarios

Post en la categoría Gran consumo, Sociedad, Tendencias

2 Comentarios a La sonrisa de Ronald McDonald

  1. Tanit

    Buff! Yo prohibia los anuncios de articulos dirigidos a niños en horario infantil, que despues yo he visto como vienen los niños al super y pegan la pataleta mayuscula porque quieren tal o cual chucheria. Eso si, la gran diferencia suele ser la reaccion y como lo manejan los padres; pero si los niños no viniesen bombardeados de casa seria mucho mas manejable ;)

  2. meri

    me dieron unas enormes ganas de correr por una bicmac y unas papas.. bien saladitas. Buena entrada bro, la del cava igual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>